CerrarUtilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, personalizar y analizar su navegación y opcionalmente, ofrecer publicidad. Si continúa navegando está aceptando su instalación y su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en la política de cookies.

Época precolonial.

En ausencia de fuentes escritas y vestigios monumentales en esta región, la historiografía de los primeros siglos de nuestra era debe basarse principalmente en las excavaciones arqueológicas, la posible mención de los cronistas árabes y los datos de la tradición oral. El cruce de esta información sugiere que el asentamiento de Senegal se hizo primero desde el norte y el este (probablemente el actual Egipto, como lo demuestra el trabajo del profesor Cheikh Anta Diop), en varias oleadas de migración, el último es el de los Wolof, Peuls y Serer, probables descendientes de los Bafours y empujados hacia el sur por la dinastía beréber de los almorávides.

Fueron varios los imperios que se establecieron en Senegal. El historiador árabe El Bekri (1068) indica la existencia del reino de Tekrour. Se sitúa generalmente en Fouta y la Mauritania saheliana. Las crónicass de Fouta hablan de numerosas dinastías: Dyaago, Manna, Tondyon, Lam-Termes, Lam-Taga. La primera de ellas era de origen blanco, las otras negras o peul.

La islamización ya comenzó a principios del siglo XI y fue activada por los Almorávides cuyo monsterio se situaría en una isla. La tradición dice que su jefe, Abdou Dardai estaría enterrado la Isla de Marfil, que se encuentra entre el río Senegal y el río Doué en el norte de Senegal. Estas invasiones y esta conversión han contribuido a modelar el pueblo Tucolor.

Otras dos entidades políticas importantes se forman y se desarrollan en los siglos XIII y XIV, el Imperio de Mali y el imperio Djolof llegarán a ser vasallo del primero en su apogeo. Tras la invasión de Mandingo, Malí continúa su expansión, abarcando primero el este de Senegal y luego casi todo el territorio actual. Fundada en el siglo XIII por el jefe wolof Ndiadiane Ndiaye, Djolof expandirá su dominio con pequeños cacicazgos al sur del río Senegal (Waalo Kayor, Baol Sine-Saloum), que reúne a toda la Senegambia lo que le da una unidad social y religiosa : es el "Big Djolof"   que colapsará alrededor de 1550.

La llegada de los europeos precipita la autonomía de los pequeños reinos que estaban bajo el control de Djolof. Menos dependientes del comercio transahariano gracias a las nuevas rutas marítimas, están más interesados ​​en comerciar con el Nuevo Mundo. El declive de estos reinos puede explicarse en particular por las rivalidades internas, luego por la llegada de los europeos que organizaron las salidas masivas de los jóvenes africanos hacia el Nuevo Mundo. Razzias, guerras, epidemias y hambrunas abruman a la gente, mientras que los poderosos practican la trata de esclavos, a cambio de armas y productos manufacturados. Bajo la influencia del Islam, estos reinos se transforman y los marabouts juegan un papel cada vez mayor.

En Casamance, los Baïnounks los manjaco y los diola viven en la zona costera, mientras que la parte continental - unificado en el siglo XIII como el Gabou - está ocupado por el mandingo. En el siglo XV, el rey de una de las tribus, Kassas, da su nombre a la región: Kassa Mansa (Rey de Kassas), pero hasta la intervención francesa, Casamance sigue siendo una entidad heterogénea, debilitado por rivalidades internas.

Según varias fuentes antiguas, incluyendo los tiempos de la pedagogía y la educación primaria Diccionario de Ferdinand Buisson en 188.749, los primeros asentamientos franceses en Senegal se remontan a los navegantes Dieppe del siglo XIV. Halagador para los marineros normandos, esta tesis también acreditó la idea de una anticipación de la presencia francesa en la región, pero no está confirmada por los trabajos posteriores. requerida]

Imperio Yólof

En el territorio del actual Senegal se encuentran diversos pueblos de las familias lingüísticas mandé occidentales y senegambiana (atlántica septentrional). Estos dos grupos sólo están remotamente relacionados, por lo que podrían corresponder pueblos que entraron en diferentes momentos en Senegal. La mayor parte de los lingüistas acepta que existe una relación lejana entre las lenguas mandé, las lenguas atlánticas y otras lenguas Níger-Congo. Algunas de las principales etnias actuales de Senegal como los serer, los wólof o los fula hablan lenguas senegambianas.

El primer imperio conocido que ocupó territorios del actual Senegal es el de Takrur que perduró entre el siglo IX y el siglo XIII. El Islam se estableció en el valle del río Senegal en el siglo XI. Actualmente, el 84% de los senegaleses de hoy en día son musulmanes. El imperio de Ghana que perduraría hasta el siglo XIII ejerció cierto influjo cultural y comercial sobre Senegal. También entre los siglos los siglos XII y XIV, el área estuvo bajo la influencia de los imperios mandinga del Este como el imperio de Malí.

El imperio Yólof o Wólof de Senegal también fue fundado durante este tiempo y es el único de estos reinos e imperios africanos cuyo origen es senegalés autóctono. En el siglo XVI, el imperio Yólof se dividió en cuatro reinos competidores: los Jolof, Waalo, Cayor y Baol.

A.     IMPERIO MALI.

Imperio Mali

El imperio malí fue formado por el pueblo mandinga o maninke en el siglo XIII. Al principio no eran más que una confederación en la que los jefes de varias tribus se unieron para resistir ataques enemigos.  El imperio fue fundado por Sundiata Keita. Era conocido por su generosidad y la riqueza de sus gobernantes, en especial Mansa Kankan Musa I. El Imperio de Malí tuvo una profunda influencia en la cultura del África Occidental, permitiendo la difusión de su lengua, leyes y costumbres a lo largo del río Niger.

El imperio de Malí creció alrededor de un área llamada por sus contemporáneos "Manden" y por sus habitantes "el Mandinka" (inicialmente, "Manden'ka", la gente de Manden), que abarcaba la mayoría del actual norte de Guinea y Mali meridional. El imperio fue establecido originalmente como una federación que las tribus Mandinka llamaron el Manden Kurufa (literalmente, "federación de Manden"), pero se convirtió más adelante en un imperio que gobernaba en África a unos 50 millones de personas de casi cada grupo étnico imaginable.

El reino mandinka de Malí o de Manden existía ya varios siglos antes de la unificación de Sundiata, como pequeño Estado al sur del imperio Soninké de Wagadu, mejor conocido como Imperio de Ghana. Ésta es una zona de montañas, sabana y bosques que proporcionan la protección y los recursos ideales para una población de cazadores. Los que no vivían en las montañas formaron pequeñas ciudades-estados, tales como Toron, Ka-Ba y Niani. La leyenda cuenta que la dinastía Keita, de la cual descienden los emperadores de Malí, tuvo su origen en Bilal, un criado fiel del profeta Mahoma, originario de Keita.​ Era práctica común durante la Edad Media que tanto cristianos como musulmanes hiciesen descender su linaje de alguna figura importante de la historia de su fe. Así, aunque el linaje de la dinastía de Keita es (en el mejor de los casos) dudoso, los cronistas orales han guardado una lista con cada gobernante de Keita desde Lawalo (supuestamente uno de los siete hijos de Bilal que se asentaron en Malí) hasta Maghan Kon Fatta (padre de Sundiata Keita).

El imperio de Malí fue el segundo de los estados forjados en el Sahel, caracterizado por una centralización muy fuerte. Mientras que el imperio de Ghana tenía una cohesión muy débil, basada sólo en los decretos de su emperador, el imperio de Malí emergía como el primero de los estados federados del oeste de África, con leyes que uniformaban un área del tamaño de Europa occidental. Esta tendencia a la centralización sería adoptada y desarrollada después por los songhai y los pueblos que les siguieron, los bamana, wolof (Senegal) y fulani durante la decadencia de Malí.

Gracias a su enriquecimiento en oro formaron el imperio que hoy conocemos pero la gloria de este imperio cayó tras numerosas invasiones.

B.     IMPERIO GHANA.

Imperio GhanaImperio Ghana

 

Antes de la llegada de los primeros colonos europeos, la historia de la región del Sahel se caracteriza principalmente por la consolidación de asentamientos en grandes entidades estatales -el imperio de Ghana, el imperio de Malí y más tarde Gao- que gradualmente se desmembrarán. Mientras que el núcleo de estos grandes imperios se encuentra en el territorio de la actual República de Mali, Senegal hoy ocupa una posición periférica.

El más antiguo de estos imperios es el de Ghana, probablemente fundado a mediados del primer milenio por los Soninkees y cuyas poblaciones animistas viven de la agricultura y el comercio trans-sahariano, incluyendo oro, sal y tela. Su zona de influencia se está extendiendo gradualmente a las regiones entre los dos valles fluviales de Senegal y Níger.

Contemporáneo del imperio de Ghana, pero mucho menos extenso, el reino de Tekrour es su vasallo. Ghana y Tekrour son los únicos grupos organizados antes de la islamización. El territorio de Tekrour corresponde aproximadamente al actual Fouta-Toro. Su existencia en el siglo IX está avalada por manuscritos árabes, pero podría remontarse al comienzo de la era cristiana según el historiador Joseph Ki-Zerbo. Otras fuentes atribuyen la fundación de Tekrour a la dinastía Dia Ogo (o Dyago), del norte. Su nombre, tomado de escritos árabes, está relacionado con el del grupo étnico Toucolour.

El comercio con los árabes es numeroso. El reino importa lana, cobre o perlas y exporta oro y esclavos. De hecho, la expansión de un vasto imperio árabe-musulmán por la Jihad no está desprovista de intereses económicos y políticos y trae consigo los primeros flujos reales de comercio de esclavos. Esta llamada trata de esclavos "orientales" proporciona al norte de África y al África sahariana mano de obra esclava. El Tekrour es uno de los primeros estados convertidos al Islam.

Se piensa que el imperio de Ghana fue formado por una dinastía blanca bereber entre los ríos Níger y Senegal. Después fueron sucedidos por Sarakolé y en el siglo XIII crearon este imperio.

Ghana era una meta comercial para aquel que buscaba la fortuna sobre todo respecto al oro. Este imperio se fragmento y acabó uniéndose a el imperio Malí.

El imperio Shongai en un principio se mantuvo independiente al reino de Ghana pero no la pudo conservar contra el gran poder militar del imperio Malí.

Como en los otros imperios de la época su la economía se basó en el comercio; la actividad agrícola la realizaban los esclavos y también vivieron de la pesca y ganadería. La sociedad estaba muy jerarquizada por lo que se podían ver grandes diferencias entre las clases sociales.

C.     IMPERIO JOLOF.

Imperio Jolof

Prosperó durante los siglos XIII y XIV y que perduraría hasta el siglo XVI. Es el único de estos reinos e imperios africanos cuyo origen es senegalés autóctono.

Los diferentes relatos tradicionales del pueblo wólof coinciden en que el fundador del estado y posterior Imperio de Wólof fue Ndiadiane Ndiaye, quien vivió en el siglo XIII. La fundación del imperio tuvo lugar gracias a la asociación voluntaria de varios estados pequeños con Waalo, en el norte. En el momento inmediatamente anterior a la formación del imperio, Waalo estaba dividido en aldeas separadas gobernadas por reyes que utilizaban el título de Laman.

La leyenda de Ndiadiane Ndiaye es bien conocida. Una disputa por madera cerca de un prominente lago estuvo a punto de llevar al derramamiento de sangre entre los gobernantes, pero fue detenida por la misteriosa aparición de un extranjero que venía del lago. El extranjero repartió la madera justamente y desapareció, dejando a la gente sobrecogida. El pueblo se embarcó entonces en una segunda disputa, y cuando regresó el extranjero lo secuestraron. Le ofrecieron el reinado de su tierra y lo convencieron para aceptarlo y convertirse en mortal, ofreciéndole una hermosa mujer con la que desposarse. Cuando los gobernantes del Reino de Sine, Bour Sine y Bour Salum conocieron estos sucesos, y siendo también grandes magos, se dice que exclamaron con asombro «Ndiadiane Ndiaye» en su nativo idioma serer.  El gobernante de Sine sugirió entonces que todos los gobernantes entre el río Senegal y el río Gambia se sometieran voluntariamente a este hombre, cosa que hicieron.

La tradición da a estos soberanos, los Guellowar, un origen mandinga: habrían llegado de la región de Kabu, hacia la Alta Gambia. Otros emparentan a los serer con los Diola y otros con los jolof; se parecían a los primeros por las técnicas y la religión y a los segundos por las similitudes lingüísticas y la proximidad histórica. El Baol y el este del Salum, primitivamente serer, fueron ocupados en parte por los Jolof y los jefes se emparentaron por matrimonio con la dinastía Guellowar.

Los Damel de Kayor fracasaron en su conquista del Sina más allá de los serer no independientes, pero consiguieron extender su soberanía sobre Cabo Verde, donde se formó la comunidad lebou.

En la Casamance y hasta la orilla sur de Gambia, los diola se dividieron en muchas formaciones políticas, unas con reyes-brujos y otras sin ordenamiento.

El islam que había cubierto Fouta desde el siglo XI había ganado de manera superficial los territorios jolof.  Los reyes serer tenían consejeros musulmanes.

El nuevo estado de Jolof, nombrado por la provincia central donde el rey residía, fue vasallo del Imperio de Malí durante la mayor parte de su historia temprana.  Jolof se mantuvo dentro de la esfera de influencia del imperio hasta la segunda mitad del siglo XIV. Durante una disputa por la sucesión que tuvo lugar en 1360 entre dos linajes rivales en la línea de sangre del Imperio de Malí, los wólof lograron su independencia. Un examen detallado de la estructura social y política wólof revela que por lo menos una parte de sus instituciones habrían sido tomadas directamente o desarrolladas a partir de aquellas de su predecesor.

1.      Sociedad en el Jólof imperial.

Los portugueses llegaron al Imperio Jólof entre 1444 y 1510, dejando escritos relatos de gran detalle sobre un sistema político muy avanzado. Existía todo un sistema jerárquico del que formaban parte diferentes clases de nobles reales y no reales, hombres libres, castas según la profesión y esclavos. Las castas profesionales incluían a herreros, joyeros, curtidores, sastres, músicos y griots. Los herreros eran importantes para la sociedad gracias a su habilidad para fabricar armas de guerra, y se confiaba en ellos por su habilidad para mediar en las disputas con justicia. Los griots eran empleados por las familias más importantes como cronistas y consejeros, y sin su concurso la mayor parte de la historia wólof no sería conocida. La nobleza Jólof era nominalmente animista, pero algunos combinaban esta práctica con el Islam. No obstante, el Islam fracasó en lograr penetrar completamente en la sociedad wólof hasta alrededor del siglo XIX.

2.      Las mujeres en el Jólof imperial.

Entre las diferentes clases el matrimonio rara vez estaba permitido. Las mujeres no podían casarse con las castas superiores, y sus hijos no heredaban el estatus superior de su padre. No obstante, las mujeres tenían cierta influencia sobre la labor de gobierno. La Reina Madre era la cabeza de todas las mujeres y tenía gran influencia en la política de estado. Era propietaria de un número de aldeas que cultivaban y le rendían tributo. También había otras líderes femeninas cuya principal tarea consistía en juzgar casos en los que las mujeres tomaban parte. En el estado más al norte del imperio, Walo, las mujeres podían aspirar a la categoría de Bur y gobernar el estado.

3.      Organización política.

El Imperio Jólof se organizaba en cinco reinos costeros desde el norte hasta el sur que incluían Waalo, Kayor, Baol, Sine y Saloum. Todos estos estados eran tributarios del estado del interior Jólof. El gobernante de Jólof era conocido como el Bour ba, y gobernaba desde la capital de Linguère. Cada estado wólof estaba gobernado por su propio regidor designado a partir de los descendientes del fundador del estado.10 Los gobernadores del estado eran elegidos a partir de sus respectivas noblezas, mientras que el Bour se seleccionaba a través de un collage de electores que también incluía a los gobernantes de los cinco reinos. Existía el Bour de Waalo, el Damel de Kayor, el Teny de Baol, así como los dos Lamans de los estados serer de Sine y Saloum. Cada gobernante tenía autonomía práctica, pero se esperaba de él que cooperara con el Bour en asuntos de defensa, comercio y provisión de ingresos imperiales. Una vez designados, los nuevos gobernantes tenían que pasar por elaborados rituales para familiarizarse tanto con sus nuevas responsabilidades como con su estatus divino. A partir de ese momento, se esperaba de ellos que lideraran sus estados hacia la grandeza, o se arriesgaban a ser declarados no favorecidos por los dioses y ser desposeídos. La tensión de esta estructura política resultó en gobiernos con un componente autocrático alto, donde los ejércitos personales y la riqueza con frecuencia se imponían a los valores constitucionales.

4.      Contacto con Europa.

Tras un comienzo hostil, se establecieron relaciones comerciales pacíficas entre el Imperio Jólof y el Reino de Portugal. En esta época Jólof estaba en el máximo apogeo de su poder y el Bur había extendido su autoridad sobre los estados mandinga en la rivera norte del río Gambia incluyendo Nyumi, Badibu, Nyani y Wuli. En los años 1480, el príncipe Bemoi gobernaba el imperio en nombre de su hermano Bur Birao. Tentado por el comercio de los portugueses, trasladó la sede del gobierno a la costa para beneficiarse de las nuevas oportunidades económicas. Otros príncipes, opuestos a esta política, depusieron y asesinaron al bur en 1489. El príncipe Bemoi escapó y buscó refugio entre los portugueses, quienes lo llevaron hasta Lisboa. Allí intercambió regalos con el rey Juan II y fue bautizado. Ante la oportunidad de colocar a un aliado cristiano en el trono, el rey Juan II envío una fuerza expedicionaria al mando de un comandante portugués, con el objetivo de devolver al príncipe de nuevo a Jólof. Ninguna de las dos intenciones fue lograda. Una disputa entre el comandante y el príncipe llevó al primero a acusar a Bemoi de traición y a matarlo.

5.      Período final.

A pesar de difentes luchas intestinas, el Imperio Jolof se mantuvo como una fuerza reconocida en la región. A comienzos del siglo XVI, era capaz de sumar una fuerza de 100.000 soldados y 10.000 caballeros. Pero las semillas de su destrucción habían sido sembradas por las perspectivas del comercio atlántico. Prácticamente todo lo que había hecho crecer al gran Imperio Jolof se estaba ahora desmoronando. El comercio costero, por ejemplo, había traído un aumento de la riqueza al imperio. Pero los gobernantes de los estados vasallos de la costa se quedaban con la mayor parte de los beneficios, lo que en un momento dado les permitió eclipsar el poder que pudiera quedarle al emperador. Además, estaba la cuestión de las fuerzas exteriores, como el desmembramiento del Imperio de Malí. La pérdida de poder del Imperio de Malí, gracias al florecimiento del Imperio Songhay, había permitido a Jolof convertirse en un imperio por sí mismo. Pero ahora los conflictos en el norte empezaron a extenderse hacia los territorios Jólof. En 1513, Dengella Koli lideró una gran fuerza de fulani y mandinga contra el Reino de Fouta Toro, asediándolo desde Jólof y estableciendo su propia dinastía. Koli fue el hijo de un rebelde que no tuvo éxito contra el Imperio Songhay y podría haber decidido actuar contra Jólof como una alternativa a luchar contra los songhay o los mandinga.

6.      Batalla de Danki y desintegración.

En 1549, Kayor logró separarse con éxito del Imperio Jólof bajo el liderazgo del príncipe de la corona Amari Ngoone Sobel Fall. El estado resultante de Cayor utilizó su acceso directo al comercio europeo (Jólof estaba encerrado en el interior y no tenía puerto) para crecer en poder y riqueza. Kayor invadió a su vecino del sur, Bawol, y comenzó a formar una unión personal propia. Derrotó a su gobernante superior en la batalla de Danki en 1549. La batalla provocó un efecto expansivo haciendo que los otros estados salieran del imperio. Hacia 1600, el Imperio Jolof había efectivamente desaparecido. Jolof quedó reducido a un reino, si bien el título de burba permaneció asociado al prestigio imperial, y siguió recibiendo respeto nominal de sus antiguos vasallos.