CerrarUtilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, personalizar y analizar su navegación y opcionalmente, ofrecer publicidad. Si continúa navegando está aceptando su instalación y su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en la política de cookies.

Senegal: Etnias.

En el país conviven una veintena de grupos étnicos con lenguas propias, si bien el francés es la lengua oficial. En las llanuras occidentales, donde se concentra la mayoría de la población, habitan los wolofs, sereres, toucoleur y soninke. Los peuls se concentran en la zona oriental de Senegal, los lebu en cabo Verde y los niominkas en el bajo Saloum. En el interior sobresalen los mandinga, y en la baja Casamance los diula o diola, cultivadores de arroz y criadores de ganado.

Otros grupos destacables son los fulani, diakhank, bedik, o los ballouk que viven en la parte meridional tropical del país. La población europea también es importante. A pesar de la variedad étnica, la mayoría de los senegaleses hablan el uolof en tanto que el francés se conserva como lengua administrativa.

La etnia principal de Senegal es la de los wolof, cuya lengua es la más hablada en el país, a pesar de que el idioma oficial es el francés. Se encuentra en Senegal, Gambia y Mauritania. Este grupo étnico integra un 43,3% de la población y reside, sobre todo, en el norte de Senegal. Profesan la religión islámica, su economía es agrícola y se organizan en tres grupos sociales: libres (nobles y campesinos), descendientes de esclavos y artesanos (herreros, obreros del cuero y músicos). Es importante tener en cuenta, no obstante, que este dato puede inducir a error, dado que al mismo se añaden otros pueblos diferentes que, con el transcurso del tiempo, han sido «wolofizados», y hablan la lengua wólof.​ El grupo posee una lengua propia, que en Senegal es hablada por el 80% de la población.

En Gambia, alrededor del 16% de la población son wólof. En este país son una minoría, dado que los mandinga son la etnia dominante, la cual constituye el 42% de la población. No obstante, la lengua y la cultura wólof tienen una influencia desproporcionada como consecuencia de su predominio en Banjul, la capital del país, donde la mayor parte de la población es wólof.

En Mauritania, alrededor del 8% de la población son wólof. Viven mayoritariamente en la región costera del sur del país.

La etnia serer compone el 17 % de la población senegalesa y se ubica principalmente en las provincias de Sine Salum y Diurbel. En Gambia no alcanzan el 2% de la población.​ Junto con Senegal y Gambia, también se encuentran en pequeños grupos en el sur de Mauritania,

Al igual que los wolof, viven principalmente de la agricultura. Su religión combina las tradiciones animistas con la fe cristiana y hablan en serer. En la moderna Senegal, el pueblo serer vive en la parte centro occidental del país, desde el borde sur de Dakar hasta la frontera con Gambia. Los serer (también conocidos como "Seex" o "Sine-Sine") ocupan las zonas de los antiguos reinos de Sine y Saloum (actualmente parte de Senegal). En Gambia, ocupan partes de los antiguos "Nuimi" y "Baddibu" así como el "Kombo". Los serer-noon ocupan la antigua área de Thiès en el actual Senegal. Los serer-ndut se encuentran en Cayor y en el noroeste de la antigua Thiès. Los serer-njeghen ocupan el antiguo Baol, mientras que los serer-palor ocupan la zona centro occidental y sur occidental de Thiès, habitando los serer-laalaa el norte de Thiès y el área de Tambacounda.

Viven en su inmensa mayoría de la agricultura de subsistencia, cultivando arroz, mijo, cacahuetes y fonio. También migran a las ciudades y pueblos de Senegal y Guinea en la estación seca para buscar trabajo asalariado, utilizando el dinero que obtienen para comprar mobiliario, ropa y otros productos necesarios.

El grupo étnico fulani (o peul) habita en la región de Casamance, al sur de Senegal, y habla una lengua llamada pulaar. Son un 24% de la población. Los fulani (también llamados fula, peul, fulbe) son el pueblo nómada más grande del mundo, cuyo origen es desconocido. Viven en África occidental, la mayoría en el Sahel, donde, junto con loshausa, suman alrededor de 40 millones. Se encuentran en Malí, Guinea, Camerún, Senegal, Níger, Burkina Faso, Guinea-Bissau, Benín y en número menor en Ghana, Mauritania, Sierra Leona, Togo y Chad. Hablan fulfulde (pular) y estuvieron entre los primeros grupos africanos que abrazaron el islam. Se dedican a la ganadería bovina y la posesión de manadas determina el prestigio social entre sus miembros. Otras etnias instaladas en Casamance son: los mandingues, quienes practican la religión musulmana; los diola, que viven del cultivo del arroz y son animistas; y los lebu, que subsisten gracias a la pesca.

En el Senegal Medio, se encuentra la etnia tuculer, que compone un 2% de la población. Su importancia reside en que fueron los encargados de difundir el Islam en este país africano. Esta etnia es considera como una de las ramas de la familia pular=peul; se dedican al cultivo del mijo y también son pastores.

Los Lebou representan el 2% de la población senegalesa, emparentada a la familia wolof. Esta etnia es básicamente idéntica en sus características a los wolofs. Se la encuentra mayoritariamente en Ngor, Yoff y Saint Louis. Los lebus se dedican a la pesca, son musulmanes, pero tienen prácticas animístas como el "Ndeup" (Es una ceremonia tradicional Lebou. Los Lebous consideran esta práctica una herramienta para purificar a una persona y protegerle de los seres malignos)

Los Diola son el 10% de la población nacional. Instalados en el sur del país, al otro lado del río Gambia, en la esplendorosa región de Casamance. Son animístas y conservan celosamente sus tradiciones y cultura. Los diola forman una etnia aparte. Tanto su lengua, como sus tradiciones y orígenes difieren completamente del resto de las etnias de Senegal. Los Diola se dedican al cultivo de arroz y la cosecha de vino de palma. Los Diolas tienen un conocimiento perfecto de la fauna y la flora, controlan (dominan) perfectamente el lenguaje de las plantas y de la agricultura tradicional. El bosque y los canales del río Casamance (bolongs) no tienen ninguno secreto para ellos.

Si recorréis la Casamance, descubriréis con agrado que los diola son gente a la que le gusta vivir plàcidamente. A la caída de la tarde, en todas las aldeas, veréis a los lugareños en la puerta de sus casas charlando animadamente, mientras las mujeres sirven un poco de vino de palma o sumsum(zumo de anacardo fermentado). Con un nivel cultural alto, los diola hablan en su mayoria el francés,ademas del criollo e incluso, algunos tienen nociones de Español.

Los mandinga se localizan en el sureste y centro sur de Senegal. Durante siglos han venido cultivando algodón y cereales. Crían ganado, y el número de cabezas de ganado está en función del prestigio social y viceversa, pero raramente se utiliza la leche o se comercia con él, destinándose fundamentalmente a mantenerlo y desarrollar el número de cabezas para esporádicamente, en ceremonias (bodas, funerales, ...), alimentarse con él.

Los hombres hacen los trabajos más duros en los cultivos, dedicando parte de su tiempo a la pesca y la caza. Las mujeres hacen los trabajos domésticos, ayudan en los cultivos y recogen frutos del bosque. Las poblaciones tradicionales de los Mandingo son grandes villas amuralladas, con viviendas en su interior redondas, hechas de ladrillo (bloques de barro secados al sol)y tejado de estaño, que albergan a familias extensas y pertenecientes al mismo clan.

La inmensa mayoría es fiel practicante del Islam. Sin embargo, esta religión no ha hecho desaparecer muchas de las creencias y practicas religiosas tradicionales. Hoy, no es raro que alguien vaya a rezar a la mezquita y a continuación sacrifique un pollo al "espíritu del pueblo." Consideran a Alá como el dios supremo, pero como algo inaccesible y alejado de los asuntos cotidianos por lo que para resolver los problemas diarios es normal el consultar al marabout sobre amuletos curativos, de protección o para que les prediga el futuro. Continuan practicando el culto tradicional a los antepasados que actúan como mediadores entre dios y los hombres.

Los bassaris son un grupo étnico importante dentro de Senegal. Situado cerca del Parque Nacional Niokolo-Koba, el País Bassari ofrece al viajero un paisaje de casas con tejados hechos con cañas y el acceso a tradiciones milenarias, como animismo, músicas y danzas rituales, y antiquísimas lenguas. Los basari son un pueblo africano que vive en Senegal, Gambia, Guinea y Guinea-Bisáu. Su población total es de entre 10.000 y 30.000 personas. La mayor parte de los basari se concentran en ambos costados de la frontera entre Senegal y Guinea, al sur de la región senegalesa de Kedougou. Esta área se conoce a partir de su expresión en francés como País Basari, o Liyan en el idioma basari.

Los basari hablan el idioma tenda, o-niyan y se denominan a sí mismos a-liyan, en plural bi-liyan. La mayor parte de los grupos basari son animistas, existiendo una minoría significativa de cristianos (tanto católicos como protestantes). Muy pocos basari son musulmanes. Tienen estrechas relaciones con los fula, quienes se ubican localmente en las colinas cercanas de Fouta Djallon.

Otros grupos minoritarios son los baïnouk, balantes, manjaques, mancañes, karones y bandials en Casamance y bédiks, coniaguis y badiarankés en Kedougou.